Últimas reseñas

22.2.14

¿Seremos capaces de dejar de quejarnos?

¿Aprenderemos a no confiar en nadie? ¿Seremos capaces de dejar de quejarnos? ¿Cuándo sonreiremos sin hipocresía? ¿Lograremos aceptarnos tal y como somos? ¿Regalaremos amor sin desear nada a cambio?
Quizá el mundo está más perdido de lo que pensé. No hay esperanzas ni fe; porque nunca se podrá erradicar el mal. Seamos sinceros, se puede reducir pero no olvidar, ¿Qué sería del bien sin el mal? ¿Para qué quejarnos, pues, si podemos ser felices? Olvidémonos de todos y, concentrémonos en nuestros problemas para buscar una salida y dejemos de pensar en la pócima para corregir el mal. Y si podemos, compartamos nuestras riquezas con los demás, y sobre todas las cosas, brindemos amor, que hoy en día carecemos de el. Nos olvidamos de amar y regalar sonrisas.
Disfrutemos de la vida, no existamos nada más. Sean extrovertidos y aventureros, si sus personalidades se los permiten.
No se concentren en lo negativo, sean creativos.
~~~~~
No creo que se pueda terminar con el mal. Siempre habrá más personas que quieran dañar a las demás, que quieran destruir. No digo que hay que resignarse, solo digo que dejemos de preocuparnos tanto, concentrémonos en nosotros mismos, en ser lo que queramos ser. 
-J.

13.2.14

Soñando.

¿Quien no tiene sueños? Que me lo nieguen y seguiré sin creerlo ¿Parezco una niñita tonta? Porque a veces lo creo. Sí, soy muy soñadora. No tengo límites marcados. Me gustaría cumplir todos y algún día mirar hacia atrás. Principalmente ése que me hace pensar que soy una ilusa. 
Soy lo bastante capaz de lograrlo. Soy lo bastante capaz de hacerlo realidad. 
Oh, querido diario, estoy creciendo, estoy acercándome y ni si quiera veo posibilidades. 
Oh, querido diario, me siento tan pequeña. 
Pintaré mi futuro, en otra ciudad, viajando, leyendo, escribiendo y tocando mi instrumento favorito. Es lo único que veo cuando pienso en un yo mayor. Me pierdo después de darle muchas vueltas en mi cabeza. No veo más allá. 
Quizá Inglaterra, en mi pequeña biblioteca, junto a un piano. En mi habitación, con mi cama junto a la ventana, leyendo y después escribiendo en mi portátil historias que quizá jamas se cuenten. 
¿Lo haré posible? Lo haré posible. Lo sé. 
~~~~~~
Para las (y los) que tienen blogs, ¿nunca han llegado a pensar que si alguien que conocen en persona, amistades o lo que sea, se encontrará con su espacio un poco personal, sería un desastre? A mi me daría miedo. 
-J.